Saltar al contenido

Cabestrantes

Cabestrantes eléctricos, hidráulicos y neumáticos

Nuestra firma cuenta con la experiencia de distribución de cabestrantes para diversos sectores. Entre estos podemos dividirlos en cabestrantes para la industria, marinos y los destinados a trabajos offshore en plataformas de extracción de petróleo y gas.

Más del 85% de nuestra producción total son cabestrantes diseñados bajo especificaciones del cliente.

Existen algunas reglas y criterios a la hora de elegir un cabestrante. En cualquier caso podemos ofrecer al cliente una rápida respuesta en un plazo de entrega corto, y a un precio competitivo. A continuación exponemos algunas de estas reglas:

Control

El control y manejo de los cabestrantes puede ser manual, eléctrico, hidráulico, neumático o la conbinación de estos tres últimos. Son muchas las opciones que pueden ser incluidas e incluso necesarias para su aplicación concreta como finales de carrera, variadores de velocidad, limitadores de carga, detectores de cable flojo, encoders, etc. Junto con los equipos podemos suministrar cualquier tipo de central de alimentación ya sea eléctrica, hidráulica o neumática.

Límite de carga de trabajo

Es importante saber cual es la capacidad máxima a levantar o tirar. Normalmente esta viene dada en la primera capa y decrece en cada capa superior de cable.

Capacidad de cable

La capacidad de cable necesaria en el tambor para enrollar y desenrollar.

Velocidad

La velocidad requerida varia mucho dependiendo del uso del cabestrante. En muchos casos es útil el uso velocidad variable. Con cabestrantes hidráulicos o neumáticos esto se logra con el uso de valvulas regulables. En los cabestrantes eléctricos solemos utilizar variadores de frecuencia.

Medio ambiente

Los cabestrantes pueden ser usados bajo un montón de duras condiciones. Es importante saber en que condiciones van a trabajar estos equipos para su diseño adecuado como por ejemplo si trabajarán en interior o exterior. Con respecto a la temperatura son aplicables los siguientes rangos: estándar entre -10ºC / +40ºC, y especial entre -40ºC / +50ºC.

Elección del cable

Podemos suministrar el cable para todos nuestros equipos. Para usos de elevación aplicamos 5 veces el factor de seguridad de rotura del cable. Sin embargo para operaciones de tiro aplicamos 3 veces el factor de seguridad. Para casos especiales aplicamos el factor de seguridad que se requiera.

Freno motor

Cada cabestrante elevador debe tener un sistema de freno a prueba de fallos. Nuestros cabestrantes estándar eléctricos y neumáticos con reductora de engranaje sinfín se autofrenan sin utilizar freno. Para algunos casos generales de elevación este suele ser suficiente, sin embargo para una posición exacta de la carga en elevación suele ser aconsejable el uso de un freno motor seguro. El resto de nuestros cabestrantes normalmente se suministran con freno motor a prueba de fallos. Pero pueden ser suministrados sin freno si es requerido.

Freno de banda

Puede se de accionamiento manual, o automático mediante cilindros hidráulicos o neumáticos. Este es un freno tambor y suele ser utilizado en aplicaciones donde es requerido un segundo freno. Por ejemplo en aplicaciones de elevación de personal, donde un segundo freno es exigido por normativa por si fallase el primero.

Embrague

Es utilizado para liberar la tracción entre la reductora y el tambor. En general usamos dos tipos.
Embragues de garra: son siempre activados manualmente y son extremadamente robustos, fiables y relativamente baratos. Estos no pueden ser manipulados con carga. Sólo pueden ser accionados si se libera la carga de la linea de impulsión o se utiliza un sistema de freno de banda.
Embragues de fricción: pueden ser manipulados manualmente o de forma automática y pueden hacerlo con carga. Estos son más complejos y más caros.
Tenga en cuenta que en cualquier aplicación de elevación la normativa no permite el uso de embragues.

Ángulo de desviación del cable

Esta medida nos marca una distancia de seguridad apropiada entre el centro del tambor y la primera polea o la carga. Respetando esta distancia aseguraremos un perfecto enrollado del cable en el tambor. Para cable normal (6×36) el ángulo máximo aconsejable es de 2º en tambores planos y 3º en tambores ranurados. Para ángulos mayores es necesario el uso de un rodillo de presión de cable. El uso de tambores ranurados tambien ayudan a un correcto enrollado del cable en el tambor. Para determinar estas distancias utilizamos los siguientes factores:
· 20 x longitud del tambor para tambores planos.
· 15 x longitud del tambor para tambores ranurados.

Cabestrantes marinos

Nuestros cabestrantes están funcionando en buques de uso militar, ramolcadores, ferrys, plataformas y hasta veleros.

Ver más

Cabestrantes industriales

Entre los cabestrantes de uso industrial contamos con una amplia gama que se adapta a cuanquier trabajo.

Ver más

Cabestrantes offshore

Para el uso en instalaciones de alta mar, dado que suelen ser lugares de ambiente peligroso y de espacio reducido.

Ver más

Cabestrantes manuales

Nuestra gama de cabestrantes manuales es la número uno mundial por su dureza y profesionalidad. Cabestrantes manuales con capacidad de elevación de hasta 5.000 Kg. Gran variedad de modelos estándar, además de fabricar según especificaciones del cliente.

Además de su uso industrial nuestros cabestrantes manuales también sostienen diversas aplicaciones de uso civil y deportivo. Modelos adecuados para el uso en barreras de seguridad y otros como el modelo TL150ZW que es un cabestrante especialmente diseñado para manipular las canastas de baloncesto en instalaciones deportivas.